Lasaña de Pollo

 

La lasaña de pollo es una de esas recetas que nunca vi en Colombia cuando era niña, más que todo porque no era muy popular en esa época. Este plato se vino a popularizar muchos años después y por su supuesto, es una de esas recetas que me piden muchísimo, sobre todo después de que coloqué la receta para hacer lasaña con salsa de carne.

English version

Acá en EE.UU. se prepara muy diferente porque se usa crema de champiñones y se le suele agregar vegetales como brócoli o incluso, espinacas. Pero la versión que por lo general se hace en Colombia es más sencilla y en mi opinión, mucho mejor porque se le agregan bastantes champiñones, que me fascinan, y se arma con una salsa bechamel. Así que ya se pueden imaginar el sabor tan delicioso que le dan esos ingredientes.

Esta receta rinde para una lasaña grande hecha en una refractaria de 9 x 13 pulgadas (23 x 33 cm) o para dos lasañas pequeñas de 8 x 8 pulgadas (20 x 20 cm). Y ya que en mi casa no somos muchos y a algunos (mi esposo) no les gusta mucho la pasta que digamos (locura total), entonces siempre termino haciendo dos lasañas pequeñas. Una la hago en el horno tan pronto la armo, y la otra la armo en un contenedor desechable, la envuelvo muy bien con plástico de cocina y papel aluminio y la congelo hasta que nos pique el antojo de nuevo. ¡Esto hace la vida mucho más sencilla!

¡Buen provecho!

 

 

 

 

Lasaña de Pollo

Rate this recipe
7 ratings
Lasaña de Pollo
Category: Pasta, Plato Fuerte, Pollo, Salsas
Serves: 12

Ingredients

  • 2 cucharadas de aceite
  • 2 medias pechugas de pollo medianas
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 cucharada de aceite
  • ½ cebolla blanca o amarilla picada
  • 2 dientes de ajo finamente picados
  • 16 oz de champiñones frescos
  • ¼-½ taza (60-120 ml) de crema de leche
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 barra de mantequilla (8 cucharadas/113 gr)
  • ½ taza de harina de trigo o harina para todo uso (8 cucharadas)
  • 4 tazas (960 ml/1 cuarto) de leche entera fría
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta al gusto
  • 9-15 láminas de pasta para lasaña
  • Agua (Para cocinar la lasaña)
  • 1½ taza (150 gr) de queso mozzarella rallado o al gusto
  • ½ taza (50 gr) de queso parmesano rallado o al gusto

Instructions

  1. Cocina las láminas de pasta para lasaña según las indicaciones del paquete. Escúrrelas y déjalas remojando en agua fría para que no se peguen. Escúrrelas de nuevo antes de usarlas.
  2. Sazona ambos lados de las pechugas de pollo con sal y pimienta. Calienta 2 cucharadas de aceite en una sartén grande a fuego medio alto y cocina el pollo por 5-7 minutos. Reduce el fuego a medio, voltea las pechugas y cocina por otros 5-7 minutos o hasta que ya no estén rosadas por dentro. Remuévelas de la sartén, déjalas enfriar un poco y córtalas en trozos pequeños.
  3. Limpia bien los champiñones y córtalos en rodajas delgadas. Calienta 1 cucharada de aceite a fuego medio en la misma sartén donde cocinaste el pollo. Agrega la cebolla blanca y cocina por 3-5 minutos o hasta que esté transparente. Agrega el ajo y cocina por otro minuto. Ahora agrega los champiñones, sazona con sal y pimienta y cocínalos hasta que estén blandos, aprox. 5-8 minutos. Agrega la crema de leche, revuelve bien y cocina por otros dos minutos. Verifica la sazón, remuévelos del calor y colócalos aparte.
  4. SALSA BECHAMEL: Derrite la barra de mantequilla en una olla mediana a fuego medio bajo. Agrega la harina y revuelve bien hasta que obtengas un color amarillo dorado, esto se puede tomar entre 7-8 minutos. Lentamente agrega la leche fría mientras sigues revolviendo constantemente. (Siempre he preparado esta salsa con leche fría sin dejar de revolver con muy buenos resultados). Continúa revolviendo hasta que esté suave y bien incorporada. Deja que hierva y cocina por unos 10 minutos. Remueve del calor y sazona con la nuez moscada y sal y pimienta. Colócala aparte.
  5. Pre-calienta el horno a 375ºF (190ºC).
  6. ENSAMBLAR: Cubre la refractaria con aceite en aerosol o un poquito de aceite regular. Esparse una capa de 2-3 cucharadas de salsa bechamel en el fondo de la refractaria. Coloca entre 3-5 láminas de pasta (dependiendo del tamaño de la refractaria) sobre la salsa. Esparse 1/3 de la salsa sobre las láminas de pasta. Agrega la ½ de la cantidad de pollo picado. Agrega la ½ de la cantidad de champiñones. Continúa con 1/3 de la cantidad de queso mozzarella. Repite con una capa de láminas de pasta, salsa bechamel, pollo, champiñones y 1/3 del queso mozzarella. Termina con una capa de láminas de pasta, salsa bechamel, el último 1/3 del queso mozzarella y el queso parmesano.
  7. Tapa la lasaña con papel aluminio antiadherente o unta papel aluminio regular con aceite en aerosol. Coloca la lasaña sobre una lata para hornear y hornea en un horno pre-calentado a 375ºF (190ºC) por 20-25 minutos. Remueve el papel aluminio y hornea por otros 15-20 minutos más o hasta que el queso de encima se derrita. Deja reposando la lasaña por 15-20 minutos antes de servirla.

Notes

Para congelar la lasaña la puedes tapar con plástico de cocina o papel film y con papel aluminio. Para cocinarla la puedes descongelar en el refrigerador de un día para otro. Retira el plástico de cocina, reemplaza el papel aluminio y hornea como indican las instrucciones. El tiempo se puede tomar unos 10-15 minutos más. Hornéala entre 1-1½ hora si todavía está congelada.

https://www.sweetysalado.com/2017/12/lasana-de-pollo.html

 

 

 

2 Comments

  1. diana aparicio
    Septiembre 10, 2018 / 10:03 am

    Hola Diana de sweet y salado.Muchas gracias por la receta,pero es complicada. En Internet existen muchas recetas similares donde no hay que cocinar la lasana antes e igual el plato queda excelente. Soy ama de casa moderna y me gustan los platos deliciosos como este pero sencillos de preparar. Lo intentaré sin cocinar las láminas, con buena salsa y papel aluminio. Feliz día.

    • Sweet y Salado
      Septiembre 10, 2018 / 4:31 pm

      Hola diana, estoy más que segura que las láminas que usan en otras recetas para lasaña donde no las cocinan primero, son láminas pre-cocidas. Esas láminas son más delgadas, las cocinan y luego las secan antes de empacarlas. Para esta receta las puedes usar siempre y cuando las cubras muy bien con salsa porque es esa salsa lo que ayuda a que ablanden mientas se cocinan en el horno, de otra forma quedan duras y crocantes, por eso no las uso. No trates de hacer una receta de lasaña con láminas regulares sin cocinarlas primero porque a la fija no se van a cocinar en el horno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *