Thursday, November 20, 2014

México Lindo y Querido


¿Alguna vez han estado en unas vacaciones tan inolvidables que cuando se terminan lo único que hacen es soñar en poder volver? Eso nos pasó en el verano de 2011 y durante tres largos años lo único que hicimos fue hablar de lo mucho que queríamos regresar. El lugar... la Riviera Maya, Mexico y el hotel... el Barceló Maya Colonial. Afortunadamente, tuvimos la oportunidad de volver este verano pasado y fue tan maravilloso y mágico como lo fue hace tres años.

Decidimos ir a mitad del verano porque es cuando es más fácil para todos nosotros sacar vacaciones en el trabajo y en la escuela. Lo malo de esto es que el clima de la Riviera Maya en el mes de julio es extremadamente caliente y húmedo, pero para eso están las piscinas y la playa, ¿verdad? Así que, si no son fanáticos de la humedad, como yo, traten de no caminar al aire libre durante más de cinco minutos o simplemente visiten durante otra época del año.

Hace tres años le pagamos a un servicio de transporte para que nos llevara al hotel desde el aeropuerto, al igual que el regreso. Contratamos a USA Transfers y no tuvimos ningún problema con el servicio, de hecho, los recomendamos bastante. Sin embargo, este año decidimos alquilar un carro para poder tener más flexibilidad de ir a cualquier lugar y salir a la hora que quisiéramos. El carro lo alquilamos con Cancún Rent A Car y también tuvimos una experiencia muy agradable con ellos. Los dos únicos problemas que tuvimos fueron que, por una parte, el carro que nos dieron era mucho más pequeño que el que habían anunciado por Internet, y dos, que el tipo que entrega los mapas de la zona trató de convencernos de ir a visitar uno de los hoteles que ofrece propiedades de tiempo compartido, la cual es una táctica que utilizan por toda el área de Cancún. Claro que eso tampoco es algo muy grave y simplemente le dijimos que no estábamos interesados y salimos del lugar.

El hotel está a más o menos a una hora de distancia del Aeropuerto Internacional de Cancún y tuvimos la suerte de no tener ningún accidente en la carretera, lo cual hizo que el trayecto fuera más agradable. Cuando llegamos, el botones nos informó que estábamos registramos en el hotel Barceló Maya Beach (no lo  estábamos) y luego estuvimos como una hora con el recepcionista tratando de arreglar todo el problema. Como compensación por su error, el hotel nos ofreció privilegios del Club Premium, que incluyen habitaciones cerca de las piscinas, WiFi gratuito, servicio de habitación, entre otros más. ¡Esto fue súper! Las habitaciones que nos dieron estuvieron perfectas, con aire acondicionado, mini nevera surtida con agua, refrescos, cerveza, e incluso maní (cacahuetes), camas grandes, y un balcón para sentarse a disfrutar de una bella vista, o, para sudar profusamente, como fue mi caso.

Una de mis cosas favoritas de este hotel es el buffet ya que siempre encontramos algo delicioso para comer. Mi hermana y mi mamá siempre se van por las cosas saludable y comen todo tipo de frutas como mangos pequeños, pitayas, y papaya para el desayuno, almuerzo y cena. En cambio yo hago todo lo contrario. Como estoy de vacaciones me voy a comer todo lo que veo y que no suelo comer en casa. Mi desayuno básicamente consistió de frijoles refritos, huevos revueltos, tamales, papas picadas, churros, jugo de piña, y chocolate caliente mexicano, ¡que es delicioso!!! Obvio que nunca fui capaz de comerme todo lo que servía en mi plato, pero siempre podía probar de todo un poco. El almuerzo por lo general era una hamburguesa a la plancha con un poco de ceviche de vieiras y una ensalada como acompañante para no sentirme tan culpable de comer ese tipo de delicias, y por último, remataba con mis postrecitos favoritos. La cena era siempre mi favorita porque tienen noches temáticas, como la mexicana, española y comida de mar. Ahí era cuando me enloquecía y me servía camarones cocidos de todas las formas habidas y por haber, pescado, carne, tamales, tacos, pastas, y, por supuesto, mis postrecitos favoritos.

Comida deliciosa en los buffets del Barceló Maya


Como nos alojamos en el hotel por siete noches, nos dieron la opción de cenar en cuatro de los restaurantes. Elegimos el italiano, el de carne asada y el japonés, ya que hace tres años ya habíamos estado en el restaurante de comida de mar y no nos gustó para nada. Al único restaurante que pudimos ir esta vez fue al japonés, pero basado en nuestra experiencia previa , el restaurante de carne asada es muy bueno. El japonés también fue buenísimo hace tres años porque nos sentaron en la mesa hibachi y la pasamos súper bien. Este año fue una historia completamente diferente y muy decepcionante. La reservación era para las 8 de la noche y no nos sentaron en la mesa sino hasta las 8:30 p.m.. Luego, la mesera, que estuvo súper amable cuando nos saludó, trató de vendernos un vino local que tenían, pero decidimos no aceptarlo porque no me gusta beber vino tinto cuando la temperatura está a 90ºF (32ºC) y con tanta humedad, pero fue ahí cuando ella se convirtió en una de las meseras más maleducadas que he tenido. Los aperitivos llegaron tipo 9 p.m., y no nos sirvieron el plato principal si no hasta las 9:30 p.m., fuera de eso, la comida no estuvo muy buena que digamos. ¿Por qué nos quedamos allí tanto tiempo en vez de ir al buffet para la cena? Así me hubiera podido comer mis postrecitos favoritos. El caso es que no lo hicimos y nos arrepentimos como no se lo imaginan.

¡Las piscinas estuvieron es-pec-ta-cu-lares! Como vivimos en el estado de Colorado, donde el verano solo dura desde mayo hasta septiembre, estamos acostumbrados a que el agua siempre está helada en cualquier lugar donde nademos. Aquí, las piscinas estaban calienticas, cristalinas, y simplemente increíbles para nadar. Llevamos varios juguetes para la piscina, al igual que gafas de natación, y la pasamos de maravilla jugando en el agua desde las 9 p.m. hasta 6 p.m. todos los días.


Piscinas en el Barceló Maya



Y por supuesto, el hotel tiene una playa increíble, y no estoy exagerando cuando les digo que es simplemente espectacular. La playa en sí tiene bastantes sillas de playa con muchísimas palmeras para la sombra y siempre tienen a alguien asegurándose de que esté limpia. El agua es del color azul más hermoso que jamás haya visto, además, es bien calientica para nadar. Pero la mejor parte es que tienen un arrecife divino donde se puede practicar el snorkeling y ver todo tipo de peces, erizos de mar, rayas, e incluso ¡tortugas marinas! Por desgracia, no tuvimos la oportunidad de ver ninguna tortuga marina nadando, pero sí pudimos ver la liberación que hicieron de tortuguitas durante nuestra estancia, que es la razón por la que no fuimos a comer al restaurante italiano esa noche. Nadamos muchísimo y le dimos de comer a muchos peces de colores juguetones en el mar, y en nuestro primer día casi pisamos a una rayita bebé que estaba jugando en la parte menos profunda de la playa.

Playa de el Barceló Maya



Los espectáculos de la noche también son una maravilla, pudimos ver el show mexicano que contó con diferentes danzas y canciones mexicanas. También vimos el espectáculo del circo y el espectáculo infantil donde cantaron varias canciones y bailes de diferentes películas de Disney y Pixar, como La Bella y la Bestia, Pocahontas y Toy Story. Lo que sí tengo que decir es que los teatros están al aire libre, así que tienen que llegar temprano para conseguir asientos justo debajo de los ventiladores de techo, de otra forma se derriten con el calor, y lo estoy diciendo literalmente porque casi me desmayo una noche que no me senté debajo de los benditos ventiladores.

Las otras cosas que hicimos fue visitar el parque Xcaret, que fue muy divertido en su mayor parte. Lo mejor fue nadar en los ríos subterráneos. También visitamos el parque acuático Xel-Ha por segunda vez y que fue mucho más divertido que la primera vez que fuimos. Hicimos la actividad Sea Trek®, que fue increíble porque caminamos en el fondo del mar y nadamos con montones y montones de peces y mantarrayas. También practicamos canopy, clavados en el río y nadamos un montón. Además, la comida del buffet estaba buenísima. Lo último que hicimos fue visitar Playa del Carmen una mañana para comprar algunos regalitos y no me gustó para nada. Hace tres años fuimos a cenar una noche y yo no podía ni con el calor, ni con los vendedores en la 5ª Avenida ofreciendo, mejor dicho acosando a la gente, para que entre a sus tiendas a comprar algo. Esta vez fue peor porque el sol era insoportable y los vendedores simplemente no aceptaban un no por respuesta. Sé que a mucha gente le encanta la locura de esa ciudad, pero la verdad es que no es para mí.

Curiosidades de la 5ta Avenida de Playa del Carmen





Cositas y recuerdos de varias tiendas en Playa del Carmen






Y así fueron nuestras increíbles vacaciones. Sé que esta entrada del blog está demasiado larga, pero aunque no lo crean, me gustaría haber tenido más tiempo para escribir todo lo que me faltó por escribir. Pasamos una semana espectacular en la Riviera Maya y mi familia y yo ya estamos soñando con el día de poder volver.




Síganme por FacebookInstagramTwitterPinterest y Google+
También se pueden suscribir a mi canal de videos de YouTube.
¿Quieren estar al día con futuras recetas? !Suscríbanse a este blog!

¡Gracias!




6 comments:

  1. Preciosos paisajes, y que hambre me dio, te felicito.MUCHOS BESOS DE LAS RECETAS TRADICIONALES DE COCINA.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sin lugar a duda es el lugar más divino que he visto en mi vida. Muchas gracias.

      Delete
  2. Que risa el colchón secándose en la terraza en la 5ta avenida!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ja ja ja, ¡sí! Tan pronto lo vi le tuve que tomar la foto porque me dio risa y asco a la vez. Es que, ¿a quién se le ocurre poner un colchón en el balcón para que todo mundo lo vea? =D

      Delete
  3. Hola diana me parecen increibles todas tus recetas, me gustan todas! me he animado a hacer varias yo soy de venezuela y me ha costado encontrar algunas cosas, debido a los problemas del pais, pero sin duda cuando haga alguna te la pasare al correo. ahora mismo estoy buscando las cosas para hacer los cinammon rolls y los bunuelos, pero no encuentro ni he visto nunca eso que llamas yucarina, me podias explicar como lo encuentro o con otro nombre o en donde mas o menos lo puedo encontrar o sustituir? de ante mano muchas gracias. esta super chevere tu blog, pero me parece raro que no pongas ni un post de ti en general tienes muchas fotos y ni una de ti! seria chevere que compartieras con todos en about me tus fotos, cocinando o compartiendo todos esos platos.. saludos espero su respuesta!

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola!!! ¡Muchas gracias por seguir el blog y por todo tu apoyo!

      El almidón de yuca o harina de yuca son muy populares en países como Colombia y Brasil y muchas veces es difícil encontrarlo en otros, como en Venezuela. Si no lo puedes encontrar, entonces te sugiero usar almidón o harina de papa, ya que varias personas me han dicho que les ha funcionado muy bien. =)

      Delete

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...